No dia 16 de novembro de 1969, no Luna Park, a cantora argentina Amelita Baltar apresentou no Festival de Buenos Aires de la Canción y la Danza uma composição que seria um dos marcos do nuevo tango: Balada para un loco, música de Astor Piazzolla e letra de Horacio Ferrer (na imagem acima, capa do disco En persona, 1970).

Entre os jurados do festival estavam Vinicius de Moraes, Chabuca Granda e Francisco García Jimenez, que votaram naquele tango “surrealista” como a melhor composição do festival. No entanto, nem todos conseguiram digerir a ousadia da dupla Piazzolla-Ferrer e a canção, além de ter sido derrotada pelo tango Hasta el ultimo tren, de Julio Ahumada e Julio Camillioni, foi alvo de intensas críticas, incluindo aí comentários desrespeitosos para a intérprete da música durante sua apresentação no festival.

Segundo Horacio Ferrer afirmou em entrevista ao jornal El País: “Llegó a haber presentaciones ante la Secretaría de Cultura de la Municipalidad que sostenían que la “Balada…” era una obra que carecía de las “características de un tango por estar compuesta por 60 compases de vals, 34 de tango y varios de balada”. Hasta hubo una enconada disputa epistolar en el correo de lectores de los diarios, con posturas que defendían y atacaban con igual ahínco la pieza. Tampoco faltó una discusión político-ideológica: Pugliese, por ejemplo, se negó a grabarlo porque la letra hablaba de un “barrio oligarca”.”

Porém, quando Balada foi lançada em disco (tendo Chiquilín de Bachín no lado B), na primeira semana foram vendidas mais de 200 mil cópias do registro, não tardando para que o grande Roberto “Polaco” Goyeneche incluísse a canção em seu repertório e fizesse uma das mais conhecidas interpretações da música. Também segundo Ferrer, o fantástico Anibal Trolilo teria lhe confessado que Balada para un loco teria sido a segunda La cumparsita.

Mesmo que a polêmica em torno da Balada tenha contribuído para sua popularidade são as próprias qualidades da composição que perpetuam a grande importância dela até hoje. A história de amor, loucura e liberdade expressa na canção foi inspirada no filme anglo-francês Rey por inconveniencia (1966), dirigido por Phillipe de Broca, que tematiza um vilarejo francês abandonado durante a Primeira Guerra Mundial e invadido por soldados alemães que só encontram na cidade os loucos do manicômio destruído no conflito.

Pensando na força que uma história envolvendo a loucura poderia ter, Ferrer e Piazzolla criaram uma obra de arte inigualável, que nos faz depositar esperanças no amor e na liberdade, tão massacrados neste mundo insosso de pessoas “normais”.

Para terminar, confiram uma interpretação mais recente do tango feita por Amelita no excelente programa Encuentro en el Estudio.

Saudações musicais!

BALADA PARA UN LOCO

Las tardecitas de Buenos Aires tienen ese qué sé yo, ¿viste? Salís de tu casa, por Arenales. Lo de siempre: en la calle y en vos. . . Cuando, de repente, de atrás de un árbol, me aparezco yo. Mezcla rara de penúltimo linyera y de primer polizonte en el viaje a Venus: medio melón en la cabeza, las rayas de la camisa pintadas en la piel, dos medias suelas clavadas en los pies, y una banderita de taxi libre levantada en cada mano. ¡Te reís!… Pero sólo vos me ves: porque los maniquíes me guiñan; los semáforos me dan tres luces celestes, y las naranjas del frutero de la esquina me tiran azahares. ¡Vení!, que así, medio bailando y medio volando, me saco el melón para saludarte, te regalo una banderita, y te digo…

(Cantado)

Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao…
No ves que va la luna rodando por Callao;
que un corso de astronautas y niños, con un vals,
me baila alrededor… ¡Bailá! ¡Vení! ¡Volá!

Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao…
Yo miro a Buenos Aires del nido de un gorrión;
y a vos te vi tan triste… ¡Vení! ¡Volá! ¡Sentí!…
el loco berretín que tengo para vos:

¡Loco! ¡Loco! ¡Loco!
Cuando anochezca en tu porteña soledad,
por la ribera de tu sábana vendré
con un poema y un trombón
a desvelarte el corazón.

¡Loco! ¡Loco! ¡Loco!
Como un acróbata demente saltaré,
sobre el abismo de tu escote hasta sentir
que enloquecí tu corazón de libertad…
¡Ya vas a ver!

(Recitado)

Salgamos a volar, querida mía;
subite a mi ilusión super-sport,
y vamos a correr por las cornisas
¡con una golondrina en el motor!

De Vieytes nos aplauden: “¡Viva! ¡Viva!”,
los locos que inventaron el Amor;
y un ángel y un soldado y una niña
nos dan un valsecito bailador.

Nos sale a saludar la gente linda…
Y loco, pero tuyo, ¡qué sé yo!:
provoco campanarios con la risa,
y al fin, te miro, y canto a media voz:

(Cantado)

Quereme así, piantao, piantao, piantao…
Trepate a esta ternura de locos que hay en mí,
ponete esta peluca de alondras, ¡y volá!
¡Volá conmigo ya! ¡Vení, volá, vení!

Quereme así, piantao, piantao, piantao…
Abrite los amores que vamos a intentar
la mágica locura total de revivir…
¡Vení, volá, vení! ¡Trai-lai-la-larará!

(Gritado)

¡Viva! ¡Viva! ¡Viva!
Loca ella y loco yo…
¡Locos! ¡Locos! ¡Locos!
¡Loca ella y loco yo

Anúncios